Dosis Mínima Efectiva

Dosis Mínima Efectiva

No se puede ser efectivo y a la vez extremadamente detallista. Hay un compromiso insalvable.

El agua hierve a 100 grados. No hierve a 99 grados, pero tampoco «hierve más» a 101 grados.

Según la teoría de la Dosis Mínima Efectiva, siempre existe una dosis X que genera el efecto deseado en un grado aceptable. A partir de esa dosis X, incrementar el esfuerzo lleva a resultados decrecientes o incluso nulos (como en la ebullición del agua).

Otra expresión del mismo principio es la «regla 90-99», bien conocida en programación: si necesitamos 10 horas para escribir el 90% del código, nos llevará otras 10 horas más ir del 90% inicial al 99%.

En otras palabras, en 20 horas podremos 1) ejecutar dos proyectos al 90% o 2) perfeccionar solo uno al 99%. (Para geeks: ir de 90% a 99% es pasar de ca. 1.5 a 3 desviaciones típicas. Es decir, el doble).

A medida que nos acercamos a la perfección, cada unidad de esfuerzo adicional ofrece resultados marginales decrecientes. No se puede ser efectivo y a la vez extremadamente detallista. Hay un compromiso insalvable.

¿En qué áreas de tu vida es suficiente un 90%? ¿En cuáles tienes que ir al 99%? Qué es más importante en esas áreas, ¿progreso o perfección?

Porque como dijo en su día John Wooden, entrenador mítico de la NCAA, “Nunca confundas la mera actividad con el logro«.

Compártelo

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Dos verdades

Dos verdades

Desarrollar con miras de largo plazo un vínculo de confianza a través del cual fluyan las oportunidades.

Mi padre

Mi padre

Su ejemplo me hace querer estar a su altura y generar ese impacto en las personas con las que trabajo.