Productividad

La falta de tiempo y la productividad

A menor tiempo disponible, mayor es nuestra creatividad y menor la auto-censura a la que nos sometemos en el proceso.

La falta de tiempo suele ser buen estimulante para nuestra productividad.

Un ejemplo son las técnicas de Design Thinking. Si tienes que pensar en 5 nuevas ideas para tu negocio, el resultado suele ser más fresco y rompedor cuando te dan 2 minutos para hacerlo que cuando te dan 10.

A menor tiempo disponible, mayor es nuestra creatividad y menor la auto-censura a la que nos sometemos en el proceso.

Otra evidencia es la Ley de Parkison, que dice que la duración de una tarea tiende a llenar todo el tiempo disponible para hacerla.

Cuando sólo puedes trabajar medio día «real» porque tienes un viaje por la tarde, suelen ocurrir dos cosas mágicas:

1. Priorizas: la falta de tiempo te obliga a elegir las tareas, a separar lo importante de lo que puede esperar al lunes. Por tanto tener poco tiempo nos ayuda a discernir lo importante de lo accesorio;

2. Te enfocas: La falta de tiempo te deja menos predispuesto a tener charlas improductivas en la oficina o a enredarte en el email para poder llegar a todo a tiempo.

La próxima vez que necesites dar el do de pecho en la oficina, prueba a limitarte el tiempo. Ponte un deadline absurdo, y márcalo en el calendario. Mide el resultado.

Porque como decía John Wooden, «conviene no confundir actividad con logro«.

Compártelo

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Dos verdades

Dos verdades

Desarrollar con miras de largo plazo un vínculo de confianza a través del cual fluyan las oportunidades.

Mi padre

Mi padre

Su ejemplo me hace querer estar a su altura y generar ese impacto en las personas con las que trabajo.