Toma de decisiones

No puedes vivir la vida de otro

El problema es que son esas emociones (miedos y dudas) las que determinan nuestras decisiones bajo presión

Según la teoría, cuando escuchamos la historia de un triunfador, podemos aprender de su experiencia sin necesidad de tener que vivir el proceso.

Sería genial que leer la biografía de Elon Musk (muy recomendable, por cierto) fuese suficiente para ser un empresario de éxito.

Pero rara vez ocurre eso.

En realidad, como espectadores de la vida de Musk, aprendemos sobre los eventos por los que transitó, pero no a lidiar con sus momentos de miedo o dudas como lo hizo él.

El problema es que son esas emociones (miedos y dudas) las que determinan nuestras decisiones bajo presión. La teoría está bien, pero nuestro sistema nervioso será el que nos deje (o no) aplicar las recetas en circunstancias parecidas.

Si Warren Buffett te dice que para crecer tu patrimonio a largo plazo hay que seguir invertido a pesar de que en un mes puedas ver cómo baja tu inversión un 40% (como con el COVID este año), qué prevalecerá, ¿la teoría? ¿o el pánico de pensar que tus ahorros pueden irse del -40% al -60% y quizás quedarse ahí 2-3 años?

La toma de decisiones no es racional, sino una función de nuestras dudas y de nuestros miedos. Si fuese todo una fórmula, y aplicar la teoría fuese tan fácil, habría muchos Elon Musk… y yo sería Warren Buffett!

Compártelo

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Dos verdades

Dos verdades

Desarrollar con miras de largo plazo un vínculo de confianza a través del cual fluyan las oportunidades.

Mi padre

Mi padre

Su ejemplo me hace querer estar a su altura y generar ese impacto en las personas con las que trabajo.